sábado, 12 de junio de 2010

Teléfono recompuesto

Llamé pero no estabas. Las palabras se murieron sin nacer.
Llamé pero no estabas. Otra vez.
Llamé, en verdad.
Llamé.
Llamé. porque quería contarte por qué estoy tan bien, por qué estoy tan mal, por qué estoy.
Llamé, porque quería que supieras que estoy viviendo sin mirar a ningún costado.
Llamé, porque necesitaba escupir mi egoísmo, el mundo se muere y yo paso de largo.
Llamé, porque ya no no miro a los ojos, no convido monedas,en cambio,las pido, las invento para colectivos, pero no regalo ni un acto.
Llamé, porque alguna consciencia empezó a despertarme y mis pecados me arden en la piel.
Llamé, porque lo más horrendo, es la tibieza, ese sí pero no, ese no pero sí, ese so, ese ni.
Llamé, porque no quiero llegar al final y no haber hecho nada.
Llamé, pero no estabas. Las palabras se murieron sin nacer.
Llamé pero no estabas. Otra vez.
Llamé, en verdad.
LLamé.

1 comentarios:

Blogger Floraa ha dicho...

me encanto! mucho!

2 de noviembre de 2010, 18:02  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal